El argumento es sobre un cornudo y una prostituta

Troya, Aquiles, Héctor, Patroclo, Príamo y, ¿qué falta? ¡Los dados! (El bueno, el feo, el malo y Sergio Leone).

Rescate (Libros del Asteroide, 2012). Escritor: David Malouf. Traductora: Vanesa Casanova. Editor: Solano, o Libros del Asteroide. Aplausos. Más aplausos: míos.

Quizás este libro merezca la pena ser leído por su traducción. Lo digo así. Y lo escribo. Sí, lo repito, quizás este libro merezca la pena ser leído solo por la traducción porque la historia ya nos la sabemos, o casi. Otra versión de Troya nos la imaginamos si la servimos fría: la historia de Aquiles furioso por la muerte de Patroclo a manos de Héctor, hijo de Príamo, rey de Troya. Aquiles mata a Héctor -en la película Eric Bana- y Príamo se vacía porque no puede honrar su cuerpo. Esa es la historia. Esa es la tragedia de dos hombres devorados por la pena, Aquiles y Príamo. Pero había que reescribirla, traducirla y editarla y para eso tuvieron que nacer Malouf, Vanesa Casanova y Luis Solano.

La historia, decía, es una versión de la historia clásica de Troya.

Hacía mucho tiempo que no me atrevía con una novela histórica, la verdad. Y agradecí el envío del libro porque llevaba tiempo deseando lectura histórica. Y es que, a alguien que estudió Historia, le cuesta imaginar historias desde la Historia. Por eso me pasé a la Literatura, que es más limpia y parte de la nada, que crea desde la nada imaginaria más absoluta aunque se apoye en una historia trivial.

Leí Rescate en pocas horas. Estoy rodeado de libros  y de rotuladores Alpino Maxi. Sin opciones, solo leo hasta que saturo el entendimiento; después escribo y coloreo.

La idea, la chispa, el clímax y el origen de Rescate se inicia cuando Malouf era pequeño, cuando una profesora le lee parte de la historia de Troya, recogida en la Ilíada. Hay profesores que no se achantan y leen clásicos a sus alumnos. Malouf, que era un niño, se quedó prendado por la historia porque, así lo reconoce, fue como una semilla plantada en su imaginación. Nos lo cuenta en el epílogo del libro:

Una tarde lluviosa de un viernes de 1943 en la que no podíamos salir a jugar al recreo nuestro habitual partido de pelota-túnel, nuestra maestra de primaria, la señorita Finlay, nos leyó una historia. Era la historia de Troya. Por alguna razón, a pesar de ser un lector ávido, nunca la había escuchado. Cuando el timbre sonó y la señorita Finlay concluyó la clase dejando la historia a medio terminar, me quedé hecho polvo.

Por eso es importante leer. Y que te lean. Y que llueva, la Virgen de la Cueva El ser humano parece más humano cuando lee mientras llueve. ¿No le han observado? Leyendo clásicos mientras llueve. Y lo que ocurre, de aquellas lecturas, estas novelas. Y de aquellas lecturas, estas citas, como la que nos acerca Alberto Manguel sobre Shakespeare cuando este se refiere a la Ilíada:

Todo el argumento es sobre un cornudo y una prostituta.

Eso lo dijo él, Shakespeare. Qué valiente.

Continúa Manguel refiriéndose a La Ilíada como a que más que una abultada crónica de guerra, es la historia de unos personajes: un cornudo, sí (Menelao), y una prostituta (Helena), y también de un amante (Paris o Aquiles), un padre (Príamo o Hécuba), una hija y un hijo (Casandra y Héctor), así como varias docenas más que habitan, como presencias abrasadoras, el mundo antiguo y el nuestro.

Troya dejó hecho polvo a Malouf que nos narra en Rescate su versión, que se asemeja a esa carretera de ceniza donde millones de fantasmas salen de sus zapatos y caminan descalzos a ninguna parte (…). Una versión que difiere de la que nos quiso mostrar el séptimo arte con Troya. Y con Pitt, y con Bana.

Que hablamos de Troya y el desgarro de la guerra; que hablamos de dos hombres que se reencuentran en el dolor, que hablamos de una novela tan al detalle que merecerá una relectura, siempre sosegada, siempre cuando llueva, siempre con la imaginación ávida de un niño de siete u ocho años.

Lean Rescate, de Malouf.  Sabrán qué es reinventar, con cicatrices en la prosa, a todo un clásico griego.

El libro pueden adquirirlo, si les place, a través de este enlace: Rescate. Esperen a que llueva para leerlo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s