Feliz hortera, que duermes sueño y comes comida

Acabo de terminar El viajero más lento. El arte de no terminar nada, de Vila-Matas.

Acaban de preguntarme las chicas de Estado Crítico vía Twitter si voy a resumir las conclusiones del #ebl12. No, no me atrevo. Mi blog ni es solo de libros, ni es solo de reseñas -que no sé hacer-, ni es de creación literaria. Mi blog, en por ende y tal y cual no está encuadrado en las dos posiciones que se han expuesto esta mañana en el Encuentro de Blogs Literarios 2012. Mi blog es una mierda.

Acabo de leer un post de José Luis Amores que resume mi posición respecto a la crítica que se hace sobre los libros. No os lo dejéis pendiente: Blogs influenza.

Acabo de releer un texto de Gass, que es un escritor que tiene más de veinte mil libros clasificados en su casa por zonas según temática. Va a tener sección y todo aquí. Solo vale flipar. Aquí solo regía este imperativo: ¡flipad!

Acabo de acabar un bic de tinta negra y eso da placer, un médium. Mucho.

Acabo de empezar a estudiar La Celestina, que era puta y mala. Tengo una semana para hablar de ella como un experto y decir cosas como que “la magia y la superstición adquieren categoría sapiencial en el modus operandi de Celestina”.

Pero en fin, voy a aprovechar que terminé El viajero más lento para citar a Pessoa, que es a su vez citado por Vila-Matas. Página 73 -de aquí saco el título del post-: “Feliz hortera, que tiene su tarea cotidiana normal, que duerme sueño, que come comida, que bebe bebida, y por eso está alegre“.

Que lee libros y respira aire, que ve de día y enciende fuego con fuego; y que no se quema y que no lee blogs ni de literatura, ni de libros, ni de autores ni de autoras, ni feas ni guapas.

¿Quieres dejar de ser un lector hortera, literariamente hablando? ¿Quieres dejar de leer lo que n críticos recomiendan en n+papel? ¿Sabes cómo construyen su sintaxis? Con los pliegues de una almohada. Para entenderlos tienes que leer Parakletor o los motivos de consuelo para quienes no son genios originales, de Lichtenberg. Esto es una rebelión. ¿Escriben bien? ¿Sí? ¿De verdad? Si es así, sigue siendo un lector hortera, so hortera.

Ahora bien, queda demostrado que los lectores que más se divierten extraen sus referencias de los blogs. El blogger como prescriptor ante setenta mil títulos de novedades se hace cada día más necesario. Esto lo ha dicho alguien hoy en el #ebl12. Un librero, creo. Guíate por los blogs para seleccionar tus lecturas y haz de ellas golosinas intelectuales. Déjate llevar por lo que recomienden aquellos blogs con los que te sientas identificado, ensáñate con ellos, con los que alberguen con más descaro una posición que te convenza. Existen blogs literarios para todos los gustos; hay blogs, como este, que no hacen reseñas sino que son impresionistas. ¡Anda, tengo un blog impresionista! Que te hablan de ese autor, te dicen los porqués de un libro, te bisbisea que lo compres en la librería naranja, te suelta un link sin Amazon, otro con Amazon y otro con rubia. Todo muy subjetivo, como el arte de Picasso. ¿Por qué te gusta un libro? Pues por qué va a ser: por una frase, por una errata, por una idea que creías trilobite, porque llegan las doce y se ponen todos los personajes a rezar el Angelus, yo que sé. Pero el libro te ha gustado, y lo dices así. O no, y te callas y no escribes nada.

Así, de este modo, con estas setecientas y pico palabras, recomiendo ahora el libro de Vila-Matas (que por cierto, vaya web cojonuda tiene). Y lo recomiendo para los que quieran empezar a construir una biblioteca personal con sal y fundamento.

Pero blogs literarios… sigamos con ello. No solo son los blogs que reseñan libros y no solo son los blogs que hacen literatura. Porque es verdad, yo lo digo; es más, yo lo escribo: a mí me aburren muchísimo los blogs que solo reseñan libros con recetas heredadas de los suplementos culturales (n+papel). Que no, que eso es aburrido. Háblame de un libro y dame una razón por la cual he de leerlo. Solo una. Solo una. Solo una. Te la doy: “Tienes que leerte El viajero más lento por dos cosas: porque Vila-Matas no lo acaba, le da pereza acabarlo y porque te hace imaginar el sistema de archivo y de citas que ha de tener escondido no se sabe dónde. Que me lo explique; ni con Evernote. Y bueno, porque con este tipo de libros, dejas de tener los cojones llenos de ángeles“.

Por ejemplo. Y te repites otra vez: por ejemplo.

Acabo: lee lo que te dé la gana pero bebe, solo de vez en cuando, sin tus padres.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s